Análisis de hoja: Hojas jóvenes y hojas adultas. Enero y Julio.

Foros Bienvenidos al Canal Profesional del Olivar Análisis de hoja: Hojas jóvenes y hojas adultas. Enero y Julio.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó Imagen de perfil de Rafa Navarro Rafa Navarro hace 1 año.

Viendo 1 publicación (de un total de 1)
  • Autor
    Publicaciones
  • #824
    Imagen de perfil de Rafa Navarro
    Rafa Navarro
    Moderador

    La toma de muestra de hoja en el olivo se realiza en los dos periodos con mayor estabilidad metabólica, que coinciden con la parada fisiológica de verano y la de invierno.

    Según las zonas, cada parada será más o menos pronunciada.

    Durante las paradas metabólicas, los niveles de nutrientes en hoja se mantienen relativamente estables durante un tiempo, lo que aporta representabilidad a los resultados de los análisis.

    En el olivo, las hojas adultas, se comportan como fábricas de fotoasimilados, y exportan tanto nutrientes orgánicos como minerales al resto del árbol: realmente, son la única estructura realmente “vegetal” en la planta, ya que producen más hidratos de carbono y oxígeno a costa de la fijación del CO2, de los que consumen en la respiración.

    El resto de la planta, se comporta casi como un organismo animal, ya que se alimenta de lo que producen las hojas adultas.

    En las hojas viejas, se acumulan con la edad los nutrientes que llegan de forma pasiva por la savia bruta o xilema, y que además, son inmóviles en el floema (savia elaborada) y nunca se exportan, como el calcio, hierro y manganeso. Los nutrientes móviles, están sometidos a la demanda de otras estructuras y son fácilmente exportables, por lo que sus niveles son muy variables.

    Las hojas en crecimiento no son capaces de producir sus propios recursos orgánicos y se desarrollan a costa de los nutrientes que les llegan por la savia elaborada desde las hojas adultas.

    Conforme van creciendo las hojas nuevas, van cada vez produciendo más fotoasimilados y siendo por lo tanto más independientes en lo que respecta a la nutrición carbonada.

    La ratio entre aflujo de savia xilemática / floemática también aumenta, y con ello, van tomando cada vez más nutrientes minerales absorbidos por la raíz y menos nutrientes importados desde las hojas viejas.

    Cuando alcanzan la madurez, ya se comportarían como fuente, en vez de como sumidero.

    Para los nutrientes inmóviles, sería ideal muestrear sólo hojas jóvenes, porque el resultado no estaría distorsionado por el flujo floemático, ya que estos nutrientes no son exportables desde las hojas viejas. A las hojas jóvenes, sólo les llegan estos nutrientes por la savia simple directa desde la raíz, lo que constituye un fiel reflejo de lo que la planta está absorbiendo del suelo.

    En cambio, para los nutrientes móviles, sería muy adecuado basarse en el estatus de las hojas viejas exportadoras: ante condiciones de escasez, estos nutrientes salen de las hojas viejas hacia estructuras que los demandan, indicando niveles bajos un suministro deficiente desde la raíz, mientras que buenos niveles, indicarían ausencia de necesidad de consumo de las reservas por una buena ratio absorción radical / consumo.

    En el caso del olivo, la solución de compromiso, ha sido, tomar para el muestreo, las hojas de edad intermedia, en transición entre la condición de “sumidero” y la condición de “fuente”.

    Serían las hojas que ya han adquirido su tamaño final, pero que aún no están totalmente lignificadas. A simple vista, son algo más claras y más finas al tacto que las viejas. En julio, serían las primeras en las que no se aprecia el cobre del tratamiento de brotación.

    Con los resultados de los análisis foliares, junto con el resto de la información que aporta la finca, tal como nivel de cosecha, tipo de suelo, pluviometría, etc., se plantea la estrategia de abonado para los meses siguientes.

    A grandes rasgos, el muestreo de enero, arroja resultados bajos en potasio para fincas que han cargado, mientras que en fincas en las que la cosecha no haya sido determinante para el estado fisiológico actual, la impronta del tipo de suelo, pluviometría, fertilización, etc., es mayor.

    En julio no suele tener aún una impronta importante el nivel de cosecha en los resultados, siendo determinantes la pluviometría de la primavera, tipo de suelo, tratamientos y abonados previos, etc..

    Si bien los manejos posibles en el olivar son infinitos, los que más se adecuan a las necesidades reales de la explotación, serían los que mayores ratio beneficio / gasto proporcionarían.

    Un saludo.

Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.