Precampaña 2017/2018: estado de los olivos

Foros Bienvenidos al Canal Profesional del Olivar Precampaña 2017/2018: estado de los olivos

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó Imagen de perfil de Rafa Navarro Rafa Navarro hace 1 año.

Viendo 1 publicación (de un total de 1)
  • Autor
    Publicaciones
  • #823
    Imagen de perfil de Rafa Navarro
    Rafa Navarro
    Moderador

    En estas fechas en las que la recolección está prácticamente finalizada en todas las zonas productivas, el estado sanitario y nutritivo del olivo, nos indica en gran medida, el potencial productivo de cara a la siguiente campaña.

    En general, la cosecha sabemos que en cuanto a kilos, ha sido media. Y los rendimientos grasos, más bajos de lo habitual, sobre todo en las zonas productivas con veranos más cálidos.

    A grandes rasgos, podemos considerar que la cosecha 2016/2017 les ha “pesado” a los olivos poco. Ni muchos kilos de aceituna, ni muchos kilos de aceite.

    Los olivos han estado prácticamente en parada metabólica gran parte del verano, por lo que no han consumido recursos minerales, y los fotoasimilados, apenas ni se han producido ni consumido.

    Los frutos han sido de pequeño tamaño, por lo que han extraído pocos nutrientes, tanto minerales como orgánicos, al olivo.

    Esto hace que no se hayan visto muy mermadas las reservas del olivo, lo que en un principio, no predispone mal al olivo para afrontar una nueva cosecha, que podría ser de media a alta.

     

    El rendimiento graso ha sido bajo, hablando en fresco, porque ya a última hora, por los procesos habituales, ha mejorado.

    Es sabido por todos, que el potasio sobre todo, es el nutriente más involucrado en la síntesis y acumulación de aceite en el fruto. Las variedades de alto rendimiento graso, son las más tendentes a manifestar deficiencias potásicas.

    Poco aceite es sinónimo de poca demanda de potasio. Por lo tanto, en comparación con otras campañas, los niveles potásicos actualmente en los olivos, tampoco vuelcan la brotación hacia brotes vegetativos en vez de hacia flor, lo que ocurre ante descalabros potásicos en hojas y corteza.

    Con estas premisas, muy generalistas por supuesto, matizables para cada parcela, se puede asegurar que nos encontramos, al menos en la zona central – oriental de Andalucía, con una cosecha potencial de media a alta.

     

    Ahora entrarán a la ecuación, otras variables, sobre todo la nutrición hídrica.

    Si la primavera fuese capaz de compensar el déficit hídrico invernal, y soprepasarlo (hablamos de más de 300 mm de aquí a junio), podríamos hablar de una cosecha alta, aunque no histórica. ¿Probabilidades de que llueva esta cantidad? ………..

    Con lluvias normales, de entre 200 y 300 litros, podríamos tener una buena brotación y floración, pero tras 3 años de lluvias inferiores a la media, el subsuelo no cuenta con una buena reserva hídrica, por lo que podríamos padecer un verano similar al anterior, en el que el calibre disminuyera muchísimo. En tal caso, las lluvias otoñales modelarían en gran medida la cosecha final.

    Y con una primavera corta de agua, pues la escasa humedad que actualmente tiene el suelo, gracias sobre todo a las lluvias de finales de otoño, duraría para poco más que la brotación, viéndose muy mermada la floración…y el resto lo sabemos todos.

    El manejo de las fincas, modula estas variables que se escapan a nuestro control. Una buena poda, un buen estado nutritivo y sanitario, predisponen al olivo a soportar mejor las inclemencias meteorológicas, y por lo tanto, a ser más productivo, bajo unas condiciones dadas.

    Un saludo.

Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.